jueves, 21 de junio de 2012

Jueves Relato - 13/12/2012 - El Prado

 En este jueves que quiere hablar de ser y sentir al grupo, yo he querido participar con un relato alegórico a mi primera vez en los jueveros. Fue con un relato múltiple que me sirvió para inaugurar este blog "Las Crónicas de la Muerte Dulce", por eso he querido hacerlo desde la base y el espíritu de las propias crónicas, por lo que espero entendais el sentido algo fatalista de la historia. A esta primera vez  y a todos vosotros va dedicado.

 
13/12/2012 - El Prado


Fue al sentir aquel intenso cosquilleo en las manos cuando realmente tomó conciencia de que el fin ya estaba cerca.
En los últimos meses y muy lentamente había ido siendo testigo de cómo todos fueron marchándose. Su familia, sus amigos, todos, a la mayoría se los llevó la muerte dulce, otros, impacientes, no quisieron esperarla. Ahora le había alcanzado a él.
Durante muchas y largas horas estuvo acurrucado en el rincón de su habitación, antes compartida y tan llena de vida y ahora vacía y silenciosa. Tenía miedo y lloró por su desgracia, que era la desgracia de la propia humanidad. Y fue entonces, consciente de su soledad, de aquella impenetrable y angustiosa soledad que le rodeaba, cuando se dio cuenta de que ahora más que nunca, necesitaba el calor y la cercanía de otros seres humanos.
Sin pensarlo demasiado salió a las desoladas calles y buscó desesperadamente un coche que funcionara. El suyo hacía tiempo que se había quedado sin gasolina y conseguirla ya era imposible desde hacía muchas semanas. Cuando lo encontró condujo con desesperación. Desde los primeros tiempos de la propagación de la plaga, corría el rumor de que grupos de personas se reunían en un lugar llamado “El Prado” para despedirse confraternizados.
Quería, necesitaba desesperadamente creer en esa leyenda, deseaba con todas sus fuerzas que existiera un lugar como ese, no podía comprender que todo terminara así, en el más absoluto vacío y abandono. Durante los últimos tres días no había hablado ni visto a nadie y necesitaba desesperadamente el calor y el abrazo humano más que ninguna otra cosa. No le importaba morir, pero de repente la posibilidad  de hacerlo, sólo y en un mundo que ya no existía, le ahogó hasta casi paralizarle la respiración.
    
Condujo durante varias horas sin saber muy bien cuanto ni hacia donde, únicamente sabía que tenía que dirigirse al sur. Finalmente, cuando ya desesperaba, encontró un gran valle y en todo su alrededor… PERSONAS. Emocionado dejó el coche y echó a correr. Cuando se acercó pudo comprobar que apenas había un centenar que paseaban por la hierba y entre los árboles. Todos iban cogidos de la mano y en pequeños grupos, unos más grandes, de hasta ocho o diez personas, otros simplemente eran parejas, pero ninguno caminaba solo. Nadie gritaba, tampoco se oían rezos desenfrenados, no se escuchaban súplicas ni maldiciones, simplemente eran hombres y mujeres, también niños, algunos llevaban sus mascotas que sin duda les sobrevivirían, que hablaban o jugaban y sobre todo esperaban lo que era inevitable.

Una joven de unos veinte años y un hombre de aproximadamente sesenta se le acercaron y le ofrecieron sus propias manos - ¿Te ha alcanzado la muerte dulce? – preguntó con suavidad el hombre. - Hace ya unas quince horas – respondió él.
Por los claros ojos de la joven resbalaron algunas lágrimas, pero ninguno de los dos  dijo nada, simplemente le cogieron de la mano y los tres comenzaron a caminar juntos y lentamente por entre la hierba.
Durante solo unas pocas horas en el atardecer de aquel jueves pudo pasear entre los árboles cogido de la mano con aquellos dos desconocidos, pero lo verdaderamente maravilloso fue que ya nunca, en ningún momento  tuvo miedo ni volvió a sentir la soledad.

35 comentarios:

  1. Querido Juevero José Vicente: cala hondo tu relato. Puede ser en cualquier momento, pero este tan especial para mi, por muchas razones, cuando tengo un nudo en el estomago mezcla rara, como un tango de esos que desgarran el corazón, tus palabras me acompañan y entre nostalgia y esperanza, esbozo una sonrisa, tan dulce como la de todos Uds.

    Con sincero cariño, un abrazo que incluye a Conchín.

    ResponderEliminar
  2. Será el relato, la metáfora que de él se puede sacar, tu "pequeño adiós" del otro blog, el día de hoy, o que los sentimientos a veces llegan demasiado intensos cuando menos te lo esperas... no sé que será, pero me has emocionado como no te imaginas.
    Te mando un abrazo sincero y emocionado, Vicente y... hasta ahora.

    ResponderEliminar
  3. Jose Vte, precioso relato emotivo.
    La esperanza de todos y cada uno de los humanos, no estar solo, no sentirse solo....y esas lagrimas amigables expresan con maestría, lo bello que es caminar juntos.
    Muchos besos.
    Anna J.R.

    ResponderEliminar
  4. Clara como soy me expresaré.
    Más incluso que el relato me ha gustado tu decisión. Cogidos de la mano, el camino es menos arduo, Vicente, las alegrías se comparten y en ocasiones hasta los pequeños sinsabores de la vida.
    Las soledades que a todos nos alcanzan, se minimizan, si encuentras la reconfortante hoguera de la amistad en el camino. ¿Quién dijo qué no hay piedras en el sendero? ¿Dónde que no es una carera de obstáculos la propia vida?
    Permíteme leerte en lo sucesivo, dónde, me parece del todo secundario, “Juevero”.

    Un abrazo de jueves.

    ResponderEliminar
  5. El ser humano no ha nacido para estar en soledad. Necesitamos de las demás personas para evolucionar y crecer, para los buenos y los malos momentos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Emotivo relato, entre despedida, amistad, no sentirse solo ante lo inevitable, en fin que llega un momento que hay que plantearse este tipo de cosas que en realidad son los que nos hacen sentirnos bien, el estar rodeado de gente que te aprecia.

    saludos

    jo¡ que calor hace chico¡¡

    ResponderEliminar
  7. La soledad es lo peor para el ser humano. El hombre es un animal de compañía.
    Un relato lleno de emotividad. Tú sabes que aquí siempre tendrás tu sitio.
    Espero seguir leyéndote.
    Recuerdos a Conchin
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Me alegra leerte juevero, y me ha encantado tu relato lleno de emociones y que considero con muchas lecturas diferentes. Entre todas las que puedo imaginar me voy a quedar únicamente con la imagen final de desconocidos cogidos de la mano y sintiéndose arropados. Ese es el espíritu juevero, una unidad virtual en la que nos sentimos felices.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Dejando de lado el matiz fatalista propia de la temática de la historia, bien cabe destacar que el espíritu del mensaje se parece en mucho al que estamos insistiendo en remarcar en cuanto a este tan emocional mundo juevero: el calor humano y su virtud, con su mágico poder de alejar los miedos y promover el encuentro. ¿qué más se puede pedir?

    Un abrazo
    =)

    ResponderEliminar
  10. En realidad no sabía si participar en este jueves, ya había hecho la entrada del encuentro de Córdoba en el otro e inicialmente la consideré como una entrada válida para la convocatoria. Luego he pensado que no, que justamente ésta necesitaba algo un poco más especial, por eso me decidí a escribir este relato alegórico. La unión entre las personas, la necesidad imperativa de sentirse acompañado e integrado, es lo que interpreto yo como esta reunión de jueveros, en este caso alrededor de la escritura y de vez en cuando, como acaba de ocurrir, reuniéndonos personalmente.
    Lo que ocurre es que como la única opción era escribirlo desde este blog, no quise traicionar la idea y el espíritu de las crónicas, por eso tiene ese aire fatalista, no podía ser de otra manera si no quería traicionar la idea principal de este blog, al que estais todos invitados a participar si lo deseais, al menos yo no se la he encontrado.
    Estoy comprobando con satisfacción que se entiende perfectamente, y si encima emociona un poquito, creo que el objetivo que pretendía se ha cumplido.

    Muchas gracias y un fuerte abrazo a todos

    ResponderEliminar
  11. Iba en busca de compañía con la que compartir su miedo, su soledad ante esa muerte dulce, y la encontró en los amistosos brazos de dos desconocidos, uno muy joven, el otro muy viejo, alfa y omega, ambos jóvenes para ofrecer aquello que se les demandaba; acogida y calidez. Me has recordado José Vicente, un hayku (suele sucederme que lo que leo me recuerde algo que escribí), que dice:

    Dos almas solas,
    al unir sus destinos...
    ¿Dos soledades?.

    Creo sinceramente que no, que la soledad compartida es menos, mucho menos soledad.
    Un fuerte abrazo, también para Conchín.

    ResponderEliminar
  12. Vaya amigo José Vte. esta muerte dulce me ha penetrado suavemente, con una intensa melancolía. Un placer leerte en el espacio de la dulce muerte que imagino será una cadena de otras entrelazadas sobre el tema.
    Dicen que siempre morimos solos, el último momento es íntimo, aseguran, pero minutos, horas antes, la búsqueda de otras personas que están en lo mismo, consuela, mitiga. He sentido una tristeza muy suave, un compartir sin quejas lo ineludible. Has hecho bien en regalarnos este relato, de eso tratan los jueves, de escribir al aire y al estilo, al gusto y a la creatividad de cada cual.
    Por aquí te seguiré amigo juevero. Besito.

    ResponderEliminar
  13. Hola, José Vte. Disculparse nunca es fácil pero honra al que lo hace y por eso estoy aquí. Desde que cerraste tu blog por culpa de mi tozudería y en ocasiones mi falta de respeto hacia ti no puedo quitarme esa espinita del corazón. Gracias a ti conocí a este grupo maravilloso que sois los jueveros y eso siempre tendré que agradecértelo. He leido y visto con sana envidia ese encuentro en Córdoba del que habéis podido disfrutar.
    Por tanto José Vte. te pido humildemente disculpas por todas las cosas desagradables o hirientes que te haya podido decir y te pido que en señal de que aceptas mis disculpas vuelvas a abrir tu blog y continúes en él tu andadura como escritor y juevero. Mis disculpas las hago extensivas a todos los jueveros, en especial a los que tuvieron que "ver" nuestro desagradable desencuentro. Este grupo no se merece que venga de fuera alguien como yo y que os haga pasar un mal rato. Deseo con todo mi cariño que todo vuelva a la normalidad en este grupo (bueno,con la ausencia de Gus nunca será lo mismo, pero seguro que volverá)y que sigáis juntos en esa andadura de escritura, creatividad e imaginación, pero sobre todo humanidad y solidaridad que rezuma en cada uno de vosotros.

    He ecrito a algunos jueveros para deciros a ti y a los demás jueveros que a partir de ahora, y debido al giro que le he querido dar a mi blog, quizás no pueda participar con vosotros todos los jueves, como este por ejemplo. Pero siempre que pueda seguiré escribiendo a vuestro lado, seguiré leyendoos y visitando vuestros blogs. Os espero también por el mío siempre que queráis, seréis bienvenidos. Y tú muy especialmente.
    Muchos besos y todo mi cariño. Espero, no solo que perdones sino que también olvides para que sanen del todo las heridas.
    (Sin que quiera utilizarlo como excusa aunque sí un poco en mi descargo, te diré que padezco un trastorno psico-emocional que a veces me juega malas pasadas como esta. Pero te aseguro, José Vte. que no soy una mala persona, quizás un poco desequilibrada, sí, pero mala no)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría, si es posible, que volvieras a poner mi colaboración en tu proyecto de "La muerte dulce". Si no tienes ya el texto te lo puedo enviar a tu correo. Sería para mí un gran alegría y satisfacción poder contribuir con mi granito de arena a tu proyecto. Besos.

      Eliminar
    2. Hola Marta, primero que nada decirte que efectivamente el acto de disculparse honra a quien lo hace, también decirte que si lo hubieras hecho en privado lo hubiera valorado igual.
      Creo que ha sido una pena todo lo sucedido y que nunca se debió de llegar aquí, todo se podría haber arreglado de una manera mucho más amistosa y sin daño, sabes que yo lo intenté por todos los medios, al fin y al cabo no dejaba de ser una tontería, aunque hubiera un fondo algo más complejo detrás.

      Yo acepto tus disculpas totalmente, de natural suelo olvidar con facilidad y no tiendo a guardar rencor,pero no quiero apelar a eso ni ensalzarme de ninguna manera, supongo que yo también pequé de alterarme demasiado en lugar de contemporizar un poco más. Pero mis circunstancias, con la presentación del libro y otras cosas, me generaron un estado de nervios extraordinario que me hizo recapacitar poco, la tensión la tenía disparada, ya lo dije en la entrada aquella, actué con las tripas y no suele ser mi forma natural, al menos cuando escribo que me da la oportunidad de razonar lo que digo.

      Yo lamento mucho lo de tu enfermedad y sólo espero que te mejores lo más posible. Me consta que eres buena persona, yo no diría desequilibrada, pero supongo que todo, salud y estado de ánimo, influyen en algunas de nuestras reacciones.

      De momento no voy a abrir el blog (salvo para el día 3 de julio), pero de verdad que te libero de toda responsabilidad por ello. Ya lo dije, el que este asunto me haya afectado tanto supone que algo no funciona bien y que necesito tomarme un tiempo para descansar, el blog también puede llegar a saturar. Me vendrá bien y me servirá para plantearme otros objetivos. En éste iré publicando relatos de la muerte dulce de vez en cuando.

      Tu relato no me importa volver a colgarlo, supongo que si que lo tengo entre los correos, lo buscaré y dentro de unos días lo volveré a colgar.

      Marta, por mi ya está todo olvidado, en el fondo me quito un gran peso de encima, no me gustan estas sensaciones, por lo demás te deseo lo mejor en el giro que le quieres dar a tu blog y a tu participación en los jueves.
      Nos iremos viendo.

      Un abrazo

      Eliminar
    3. Gracias, José Vte. Seguimos viéndonos los jueves y en mi blog cuando tú quieras.Besos.

      Eliminar
  14. Debo decir que el comienzo me creó una pequeña sensación de angustia, pero quería saber que pasaba con ese hombre, asi que seguí leyendo. Entonces al llegar al final me relajé y hasta sonreí creo. Literalmente el tipo está muerto ya (o eso entendí yo) pero aqui lo importante es la idea clara que impregna el texto: no podemos estar solos, necesitamos de los otros, fuimos creados para eso, para compartir y amar a otros.
    Elegiste el cuento perfecto para este Jueves, resume el espíritu de este espacio.
    Un abrazo, me gustó mucho

    ResponderEliminar
  15. ¡José Vicente! Lo primero de todo, que me alegra muchísimo poder leerte, aunque sea en otro blog. Si ya lo dicen todos, que esto de los jueves engancha, entrar es fácil pero salir... eso ya es otro cantar. El texto es precioso y refleja a la perfección la tristeza de la soledad. Nadie está preparado para estar solo, todos necesitamos sentir cariño, compañía, comprensión, amistad, amor y tantos y tantos sentimientos que van unidos a la persona. A veces, incluso, hasta necesitamos discutir. Ojalá que nunca te sientas solo, yo creo que es lo peor que hay. Bueno, además, que tonterías digo ¿cómo vas a estar solo si tienes a más de una treitena de jueveros como compañía? ;-) Muchos besos para tí y también para Conchín, me caisteis genial los dos. PD: Cualquier dia me paso por Valencia... jeje. :)

    ResponderEliminar
  16. Hola José Vte! Esta casa nueva también está muy bien eh? me gusta...
    Tengo que decirte que al principio me ha recordado a "Walking dead", esa angustia de encontrarse solo, aunque hay veces que nos encontramos muy solos y estamos acompañados, pero esa es otra historia, esta tuya reflexiva y preciosa, sintiendo que tenemos a alguien que nos coge la mano...
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  17. una entrada muy buena... pero más que eso reflexiva... la soledad es y será siempre compañera de quien haya transitado un largo camino hacia su propio interior... la soledad está siempre allí, en cada momento que estamos solos... y por supuesto no hay que dejar de sentirla... incluso hasta la veo necesaria para aliviar el bullicio que a veces es innecesario de estar con la gente... eso sí, se transforma en la muerte dulce cuando solo vivimos para hacerla crecer. un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. José, que relato!!!
    Lo leí de corrido sin parar, pero reflexionando a la vez sobre cada una de tus palabras. Intensas, llenas de verdades y enseñanzas.
    Ese tipo de soledad, la que nos invade el alma llenándola de hielo, la que no es elegida si no impuesta, es la que hay que tratar de espantar. Y siento que aquí decís todo lo que significa los jueves para muchos de nosotros. Esas manos tendidas, dispuestas a darnos el calor de la compañia a través de las palabras.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  19. Si inevitablemente tengo que morir, lo quiero vivir junto a gente que me regale esa paz tan necesaria. En compañía del afecto, al lado del Amor.
    Tiene que ver con la convocatoria. El grupo respalda, protege y potencia la individualidad.

    Que bueno que sigas "vivo" para escribir y para que lo leamos.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  20. Excelente relato, que de alguna manera se relaciona con este sentir de unión que los seres humanos tanto necesitamos, y que a través de este contacto semanal pudimos alcanzar. La soledad, muchas veces nos rodea,combatirla no es fácil, pero encontrar ese oasis que nos salva, no es difícil, cuando tenemos la palabra, el medio por el cual llegar a otros, y por supuesto, personas bien dispuestas a recibirnos.
    La frase con la cual cierras el relato, es un buen resumen de nuestro andar, jueves tras jueves, de la mano de todos ustedes, que son aliciente y compañía, un estímulo sincero que alimenta la voluntad.
    Un beso al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  21. Un relato conmovedor, que por otro lado si lo trasladamos a la convocatoria no hace más que aumentar el halo de positividad que hemos respirado estos días, donde todos nos hemos acercado un poquito desde la cercanía o como con muchos desde las letras en su lejanía...
    Me alegra que te consideres "juevero", a partir de ahí todo marcha solo
    Dos besos, uno para ti y otro para Conchin

    ResponderEliminar
  22. En sentir de ese relato me llena de conmoción una vez que he sentido a la persona que hay tras él. Ahora todo lo que leo me es diferente, nuevo, tiene ojos, nariz, sonrisa...esa es nuestra gran fuerza para seguir adelante.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Hola José Vte.
    Que final más dulce el cogerse de la mano.
    Pero todo el relato me ha gustado.
    Te mando un abrazo, desde nuestra querida vlancia, Montserrat

    ResponderEliminar
  24. La soledad es una de las cosas más tristes de esta sociedad, claro que como todo tiene sus claro-oscuros. Fijate internet puede unir, a pesar de cada individualidad. Lo hemos podido comprobar ¿verdad?

    Bonito homenaje a tu entrada en el grupo de los jueveros/as, es cierto que llegamos ambos de la mano de Chelo, y continuamos aquí, esto quiere decir que ya nos sentimos del grupo, ahora más que nunca.

    Hasta Conchin es del grupo juevero, jeje. POr lo menos yo la sentí así. Dale un enorme abrazo de mi parte.

    Y claro otro para ti. ;)

    ResponderEliminar
  25. Hay hechos y circunstancias a lo largo de la vida que son fuertemente necesitadas de intimidad, escribir quizas es una de ellas, se pone el alma y los sentimientos aunque no se quiera. Pero todas esas acciones al final necesitan del grupo, de alguien que lo comparta, de alguien como en tu relato te de la mano y te acompañe.
    Me alegro de ese cruce de palabras que he podido leer mas arriba, es el colofon al tema de esta semana,
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Hola, José Vte. Te vuelvo a utilizar de cicerone, ando más perdida que un pulpo en un garaje. ¿Cómo va a funcionar a partir de ahora el relato de los jueves? ¿Hay alguien que haya asumido su organización y las propuestas? A ver si me puedes orientar un poquito. Otra vez gracias. Espero que nos veamos el jueves. Por cierto he creado un nuevo blog para seguir con mis "debates literarios" (¡vaya nombre! parece hasta serio) y así dejo libre este, Relatos, para mis relatos y los de los jueves. Mejor no mezclar la cosas. Besos. ¿Te sabría mal que te comentara los relatos que más me han gustado de tu libro vía email? Te juro que seré prudente. Más besos.

    ResponderEliminar
  27. Hasta donde yo se la semana anterior se llevó desde el Daily PlanetDaily Planet que parece que es donde se centran ahora los jueves. Ésta lo ha convocado Gastón D. Avale, en ése enlace está la convocatoria de esta semana. Quien lo ha anunciado es Maria José Moreno del blog "Lugar de Encuentro". De todas maneras hay que estar algo pendiente de los movimientos hasta que regrese Gustavo.

    Yo de momento ya dije que me tomo unas "vacaciones", salvo que algún jueves me de alguna idea para las crónicas, voy a dejar de participar durante un tiempo y de actualizar los blogs. Por lo demás estoy a disposición de quien me necesite.

    Te deseo lo mejor en tu nueva andadura bloguera, siempre es interesante tener nuevas inquietudes, me pasaré para hacerme seguidor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Gracias. No sabía que dejabas de participar. Bueno, supongo que a todos nos va bien de vez en cuando hacer una pausa. Te espero hasta tu vuelta con ese blog renovado al igual que tus ilusiones.
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Bueno, el relato una delicia. Aplicado a nuestro grupo, ya ves, siempre hay manos tendidas, brazos dispuestos a abrazar y dicho lo cual, pasamos poco tiempo en Córdoba. a ver si podemeos charlar tranquilamente en breve, ya te escribiré.
    Un abrazo y me alegro que se haya resuelto ese desencuentro con Marta.

    ResponderEliminar
  30. Querido amigo, amigo juevero, amigo de calido y sincero abrazo, te conocí un jueves de calendario Maya y hasta el calendario Maya ha cambiado desde entonces según los últimos descubrimientos. Desde entonces he leído, escrito y aparticipado poco pero a lo que no he podido faltar es al encuento entrañable con amigos en el cuál he podido además abrazaros. Cada encuentro trae amigos de jueves, relatos y textos que dejan de ser virtuales para ser mucho más.
    Yo no estoy en mi mejor momento pero entre amigos resurjo como ave fénix. No se cuando tendré ése puntito que me hace falta para volver de forma mas constante a los jueves pero espero encontrarte a mi vuelta en bellas palabras, historias, relatos o lo que sea porque es un placer leerte. No estamos solos, jajaja y no me refiero a la posible vida en otros planetas. Un beso grande amigo, te espero en el cuarto encuentro.

    ResponderEliminar
  31. Querido amigo, amigo juevero, amigo de calido y sincero abrazo, te conocí un jueves de calendario Maya y hasta el calendario Maya ha cambiado desde entonces según los últimos descubrimientos. Desde entonces he leído, escrito y aparticipado poco pero a lo que no he podido faltar es al encuento entrañable con amigos en el cuál he podido además abrazaros. Cada encuentro trae amigos de jueves, relatos y textos que dejan de ser virtuales para ser mucho más.
    Yo no estoy en mi mejor momento pero entre amigos resurjo como ave fénix. No se cuando tendré ése puntito que me hace falta para volver de forma mas constante a los jueves pero espero encontrarte a mi vuelta en bellas palabras, historias, relatos o lo que sea porque es un placer leerte. No estamos solos, jajaja y no me refiero a la posible vida en otros planetas. Un beso grande amigo, te espero en el cuarto encuentro.

    ResponderEliminar
  32. Hola Vicente: Un placer volver a encontrarte. Entro en tu antiguo blog pero no veo nunca nada nuevo. Así que aprovecho este lugar y la ocasión para desearte un feliz verano. Espero poder entregar a Felicitat el libro que me mandaste para ella. Estamos lejos y ella me ha prometido, venir a buscarlo y pasar juntos un dominogo
    de este mes de julio.
    Un abrazo muy grande y apretado.

    ResponderEliminar

Puedes hacer tu comentario libremente pero con respeto. También puedes colocar tu relato aquí o enviarlo a la dirección de correo garciatorrijos@gmail.com. Sea como sea, se bienvenido.