viernes, 30 de noviembre de 2012

Final de las crónicas de la Muerte Dulce




EL PROYECTO DE LAS CRÓNICAS DE LA MUERTE DULCE YA HA FINALIZADO.
EL BLOG SEGUIRÁ ACTIVO PARA EL QUE QUIERA LEER LOS RELATOS.

Ya está disponible el libro de las Crónicas de la Muerte Dulce
Más información en el blog yaquedigo

Para descargarlo:
( Pulsar con el botón derecho del ratón y gardar como)

Versión en pdf:
Cronicas_de_la_Muerte Dulce - Versión en pdf

Versión en e.pub
Cronicas_de_la_muerte_dulc - Versión para libro electrónico

Versión en mobi para Kindle de Amazon 

Cronicas_de_la_muerte_dulce - Versión para kindle

Ésta es la dirección de Obra propia donde está alojado por si alguien lo quiere pedir en formato de papel. El precio que marca es el de coste de imprimir el libro.
http://www.obrapropia.com/Obras/1073/CRONICAS-DE-LA-MUERTE-DULCE

Y por último os presento el Book -Trailer de presentación que he preparado. Espero que os guste.




Muchas gracias a todos los que han aportado algún relato y a todos los que han seguido las crónicas.





lunes, 26 de noviembre de 2012

17/12/2012 - El Ángel de la muerte dulce








     17/12/2012 - El Ángel de la muerte dulce









Un hormigueo incesante se había apoderado de sus brazos, intentando franquear la delicada frontera que suponían los hombros. Dina sabía que no tardaría en conseguirlo, lo había visto demasiadas veces como para ignorarlo. Deambulaba sola por los pasillos del hospital, contando en silencio los minutos que le quedaban por vivir. A ambos lados se amontonaban los cuerpos sin vida de aquellos a quienes un día no muy lejano sufragó. Sus rostros, deformados por la avanzada descomposición, la observaban en silencio anunciando el inminente final.

Llevaba horas recorriendo el edificio abandonado, como una niña asustada que se pierde en medio del bosque y espera que alguien la rescate. Se habría burlado de su propia cobardía si los árboles y las sombras no hubiesen sido sustituidos por cadáveres y hedor a muerte.

El hormigueo comenzaba a invadir también sus piernas y cada vez le resultaba más difícil caminar. No podía hacer nada, lo sabía. Solo esperar la llegada de la Muerte Dulce. Se sentó en un rincón de la sala de urgencias. Allí era donde se hacinaba el mayor número de cadáveres, decenas de personas sin nombre que le habían entregado sus últimas horas de vida. Aún recordaba el día que llegó a la ciudad, ocho meses antes de que el VMH-07 sembrara las calles de muerte y desolación. Atrás quedaban su familia y amigos; sola, en una ciudad bulliciosa y desconocida, Dina intentó construir una vida nueva que hoy llegaba a su fin.

Era la única enfermera que quedaba en el hospital, seguramente la única que se mantenía con vida en toda la ciudad. La mayoría de sus compañeros perecieron durante el primer mes de la pandemia. El resto, los que sobrevivieron, no tardaron en huir junto a sus familias al comprender que no había nada que pudiera detener a aquel virus mortal. No entendía muy bien cómo había logrado sobrevivir ella. Si bien era cierto que había observado con rigurosidad las normas de higiene sanitaria, sabía que no existía barrera posible para el control de la infección. La mayoría habían sido infectados por familiares o amigos, tal vez su aislamiento involuntario en una ciudad tan multitudinaria le había concedido una pequeña prórroga de tiempo.

No existía un lugar seguro donde esconderse del VMH-07 y no tenía sentido huir. Sin noticias de sus seres queridos, aquellos rostros desconocidos se transformaron con el paso de los días en los rostros de sus padres, sus hermanos… su única familia al fin. Por eso abandonó de una vez por todas su empeño por sobrevivir y se instaló en una de las habitaciones del hospital. Durante veinticinco días exactos convivió día y noche con los moribundos que le suplicaban salvación, hasta que aparecieron los primeros síntomas de la enfermedad.

El hormigueo avanzaba. Sus muslos se contraían con pequeños espasmos que la incomodaban. Había perdido la sensibilidad en las manos y apenas era capaz de mover los dedos. Echó un último vistazo a cuanto le rodeaba y se preguntó si quedaría alguien con vida en algún lugar del planeta. Hacía semanas que se interrumpieron definitivamente las comunicaciones, el furgón del incinerador había dejado de recoger los cadáveres que ella misma arrastraba hasta la entrada y los voluntarios que ofrecían consuelo a los moribundos llevaban días sin aparecer. Sólo Dina continuaba allí, como una ilusión imperecedera que se niega a desaparecer. “El Ángel de la Muerte Dulce”. Así la había bautizado el último niño al que vio morir.  Para entonces ya no le quedaban lágrimas por derramar. El dolor y la desesperación de las primeras semanas habían dado paso a una sensación más irritante aún, la apatía. Ya no le importaba cuántas personas fallecían al cabo del día, ni buscaba por sus propios medios una forma de curación. Se limitaba a coger las manos de los moribundos y a esperar en silencio a que llegara el momento de la expiración.  A veces se odiaba por aquella actitud tan fría pero en el fondo envidiaba a quienes fallecieron primero porque ellos se ahorraron la imagen de la devastación.

Le costaba respirar. Se arrastró como pudo hacia la entrada, abriéndose paso entre los cadáveres que obstaculizaban su camino. El hedor a carne putrefacta lo llenaba todo pero Dina ya no era capaz de distinguirlo. Se detuvo en la puerta de urgencias, quería ver el cielo una vez más. Su último recuerdo era el de un cielo oscuro, manchado por una nube de humo gris procedente del incinerador que trabajaba incansable para limpiar la ciudad. Con el horno apagado indefinidamente, el cielo había recobrado su color azul y eso la reconfortó. Notó un ligero pinchazo en el pecho que aumentaba progresivamente de intensidad. Miró por última vez las calles solitarias; ya no queda nada, sólo un silencio aterrador que proclamaba la proximidad del fin. Las calles estaban desiertas, los escaparates rotos y los comercios saqueados. En algunos rincones las ratas devoraban los restos de lo que debía ser el cadáver de una persona. La Muerte era la única superviviente allí.

Le pareció ver la figura de un muchacho corriendo en dirección a los suburbios de la ciudad. Se preguntó si quedaría alguna esperanza para el ser humano. Se tumbó boca arriba y se dejó llevar por la inmensidad del cielo. Una enorme sensación de paz invadió todo su cuerpo. Hacía años que dejó de creer en la religión pero cuando su corazón dio el último latido, encomendó su alma a Dios.

martes, 20 de noviembre de 2012

04/11/2012 - ¿Solo una mosca muerta?





04/11/2012 - ¿Solo una mosca muerta?










Se sintió confortado tras matar a aquella mosca. Ni llegó a sospechar que la insistencia del insecto tenía una razón. 

Nunca sabrá que, de haberse fijado en ella, habría sabido como eludir los efectos del virus de la muerte dulce.


Aportación de Juan Carlos Celorio del blog ¿Y que te cuento?

 

sábado, 17 de noviembre de 2012

10/11/2012 - Almas de ceniza







10/11/2012 – Almas de ceniza






¡Qué difícil levantarse cada mañana para vivir una vida sin sentido, sin futuro, sin ilusión, sin esperanza… una vida de muerte! 

Hemos intentado mantener la calma y continuar con el protocolo habitual durante todo este tiempo, desde que el VMH-07 empezó a propagarse y a sembrar el planeta de víctimas mortales. Ahora ya no es posible. El terror nos está paralizando a todos y aunque la idea de un mañana inexistente nos hace pensar en arrojar la toalla, en abandonar la lucha, no nos rendiremos antes de tiempo, tenemos que seguir adelante… hasta el final. 

El pánico a la muerte dulce será aún mayor si las calles permanecen sembradas de cadáveres en descomposición, los malos olores inundan nuestros hogares, el aire se hace irrespirable y el solo hecho de pisar la calle se convierte en un espectáculo dantesco; es nuestra obligación encargarnos de las víctimas y eso haremos.

Hace ya tiempo que se ha implantado el plan de contingencias para grandes catástrofes, pero esto desborda todas las previsiones.

Las brigadas para la recogida de cadáveres son insuficientes, necesitan ayuda, cada día más ciudadanos se ofrecen voluntarios para retirar los cuerpos sin vida que se agolpan en las calles, en los parques, en las puertas de nuestras casas…, después son trasladados a las plantas de incineración, ya no damos tiempo ni a que se enfríen; hay hornos crematorios improvisados por todas partes; en cuestión de segundos se convierten en polvo, tan solo una breve explosión, un fogonazo y un calor insoportable.

Tras cada hornada unas horas grises de desolación en las que el sol se oculta tras una nube de muerte.

El tiempo se agota, nadamos contracorriente.

 Soy el único trabajador que queda en la planta; intentaré mantenerla  en funcionamiento, no sé por cuanto tiempo…

jueves, 1 de noviembre de 2012

15/12/2012 - La maldición


   


 15/12/2012 - La maldición



  

Bajo un persistente manto de agua, Yussuf enterraba a su mujer. A su izquierda, Kuaima mantenía la cabeza agachada y el más respetuoso de los silencios, a su derecha, Simbara, con apenas tres años lloraba de manera estentórea y entre hipadas, aunque el motivo de su persistente llanto nada tenía que ver con la mujer a la que aquel hombre grande y circunspecto acababa de dar sepultura.

Tres meses había pasado Yussuf en las altas montañas de pastoreo, con sus animales como única compañía. Tres meses en los que el cielo y las estrellas se convertían asiduamente en los mejores confidentes y en sus más fieles consejeros, y donde la soledad lo transformaba en el único dueño de su propia felicidad.
Era al finalizar el tercer ciclo de luna llena cuando llegaba el momento del regreso, a su hogar con su querida esposa. Su masculina vitalidad iba rebosante de deseo carnal. Ímpetu que, a pesar de su fuerza y juventud, el Señor aun no había tenido la gracia de gratificar con un hijo. Se extraño no ver desde la lejanía a su mujer, joven, alegre e  impaciente, esperándolo como era habitual. Su extrañeza se tornó en desespero cuando al entrar al chamizo la encontró tendida en la cama, inerte y fría.
Sin pararse a averiguar si estaba viva, la angustia le llevó a cogerla en brazos y a correr colina abajo hacia el poblado. Allí el paisaje no podía ser más desolador. Por más que buscó no encontró al médico, ni a la partera, ni siquiera al jefe del poblado, No vio a nadie... con vida. Las calles y los caminos estaban inundados de cadáveres y desde el interior de las chozas de adobe únicamente salía un espantoso y sobrecogedor hedor a muerte.
Miró a su mujer y entre lágrimas reconoció que también estaba muerta. Con delicadeza la depositó en el interior de una casa vacía y con la angustia atenazándole la garganta se dispuso a recorrer el pueblo, buscando no sabía muy bien que, algo que le diera alguna explicación del porqué de aquel espectáculo dantesco y sobrecogedor. Al cabo de un rato cayó en la cuenta de que apenas había sangre por las calles, tampoco en los cuerpos, no había nadie mutilado o muerto de manera violenta, aquello que fuera lo que los había matado a todos no era la matanza de una tribu enemiga, como tantas veces ocurriera en el pasado. Sin duda algo misterioso y terrible había exterminado a la aldea entera.

Algunas cabras se paseaban por las polvorientas calles, ajenas y libres; los perros ladraban y gruñían enseñando los dientes, mirándolo con recelo y hambrientos, y  los gatos, liberados de protocolos, ya habían empezado su macabro festín. No quería estar allí mucho más tiempo. El poblado era un enorme cementerio al aire libre y el olor empezaba a impregnar todo el ambiente. Únicamente quería enterrar a su mujer y marcharse de allí, lo más pronto y lo más lejos posible.
De pronto le pareció escuchar un llanto. Salía del interior de una de las chozas. Entró y se encontró con una escena que le heló la sangre. Una familia entera de cinco personas estaba diseminada por la estancia. Todos estaban muertos. Pero al fondo, en un rincón, un niño temblaba asustado, conforme se iba acercando, el niño se acurrucó aun más, mirándolo fijamente con sus enormes ojos negros. A su lado, una niña de unos tres años, mordía del pecho de una mujer que sin duda llevaba muchas horas muerta.

Con la mayor delicadeza que un hombre de su rudeza pudo mostrar, cogió entre sus brazos a los dos niños y los sacó de allí, la niña se resistió a soltarse del pecho de su madre, luego les habló suavemente y les fue tranquilizando hasta que pudo preguntarles por lo que había ocurrido en el poblado.
Así pudo saber por boca del joven y valiente Kuaima, que desde hacía aproximadamente un mes la gente del poblado había empezado a morir de repente y sin ningún motivo aparente. Hablaban de una maldición que primero se había llevado la lluvia y luego a las personas. Todos empezaron a tener mucho miedo. El jefe de la tribu hizo asambleas y comenzó a sacrificar cabras como hacían los antiguos, pero muchos en el pueblo estaban en contra de volver a las viejas creencias porque eso insultaba a Dios. Se pelearon entre ellos, pero cada día morían muchos más, hasta que el propio jefe también murió. Entonces todos abandonaron la esperanza, algunos se marcharon, otros se encerraron en sus propias casas a esperar.
Kuaima y Simbara eran hermanos; toda su familia había muerto apenas hacía dos días y en un breve intervalo, la última fue su madre. Murió mientras le daba el pecho a su hija, desde entonces la niña no cesó de llorar y apenas comía nada de lo que su hermano traía, nunca encontró la manera de separarla del pecho seco e inerte de su madre al que se había agarrado con todas sus fuerzas.

Yussuf escuchó en silencio y con los ojos inundados en lágrimas, cuanto le contó el niño. Algo tuvo claro, aquel lugar estaba henchido de muerte y debían de irse de allí lo más rápidamente posible, era lo único importante. Encontró un carro amarrado a una vieja bicicleta, rápidamente recogió utensilios y comida, luego buscó una pala y de una manera casi impulsiva cavó un hoyo en el que enterró a su esposa. Fue entonces cuando el cielo por fin se abrió y comenzó a llover de forma torrencial, como si Dios quisiera limpiar de un plumazo toda la pestilencia a muerte que aquel poblado desprendía. Durante unos minutos rezo por el amor de su vida, que ahora descansaba bajo aquel pedazo de tierra, pero también por todo su pueblo que ya no existía, a excepción de esos dos niños que ahora se habían convertido en su propia familia. Al terminar, y bajo el intenso aguacero, el hombre subió a los niños encima del gran fardo que había creado sobre la bicicleta y, con decisión y sin mirar hacia atrás, Yussuf, sin plantearse motivos, empujó su preciada carga lentamente y sin destino en busca de un nuevo hogar donde volver a comenzar.

Aquel hombre tenaz, en la ingenuidad de su pequeño y aislado mundo, pensó que podría escapar, huir de la amarga realidad que rodeaba al planeta. Pero nadie, en ningún lugar, escapaba jamás a la maldición de la  muerte dulce.

Safe Creative #1211012609979



 Aportación de José Vte. García del blog El sueño de la colina

domingo, 21 de octubre de 2012

05/09/2012 - Atrapados en las nubes




     05/09/2012 - Atrapados en las nubes





Me recuesto en el asiento. Intento buscar una postura para dejar de notar el entumecimiento en las piernas. Llevo casi cuatro horas sentado sin moverme y aún quedan aproximadamente cinco más… A mi lado, una señora mayor, con arrugas por todas partes, un vestido de lo más hortera y toda enjoyada, ronca como un oso invernando. Y sí, sus proporciones físicas se aproximaban bastante a las de un oso. Llevo cuatro horas sentado porque dicha señora lleva dormida desde que empezó el viaje y, como soy tonto, me sabe mal despertarla.

¡Quien me mandaría a mi irme de viaje hasta Miami, con lo bien que estaba yo en mi casita de Madrid! Eso solo se lo debo a mi, desde hace una horas, nada querido amigo Carlos por ponerme la miel en la boca sin avisarme de las consecuencias. Y aquí estoy yo ahora, rodeado de jubilados, parejas recién casadas y niños tocapelotas en un viaje de diez horas, en un avión claustrofóbico a no sé cuantos kilómetros del suelo. Bueno, del suelo, no. A no sé cuantos kilómetros de distancia del agua, porque si me asomo a la ventana, veo el mundo ahí debajo acuoso y de color azul. El Océano Atlántico rodeándonos por todas partes en todo su esplendor.

Un fuerte golpe en el avión me hace volver de mi ensimismamiento. La señora se despierta bruscamente y me pregunta que pasa. Yo miró en todas direcciones. Todos los pasajeros parecen nerviosos y al igual que yo, buscan a las azafatas con la mirada.

Aparece una de ellas, con su traje de chaqueta negro y su horrible gorrito a juego, con la frente perlada en sudor nos intenta tranquilizar con unas cuantas palabras que suenan nerviosas, huecas y uniformes, como un robot al que le han enseñado a decir un puñado de frases y las suelta de retahíla… Algo va mal.

De repente, unas tres filas de asientos por detrás del mío, se oye un grito. Me levanto sobre mi asiento y hecho un vistazo. Una mujer está llorando, medio enloquecida, y se levanta de su asiento para alejarse de su compañero. El hombre tiene los ojos abiertos de par en par, pero no ven. Desde esa distancia sé, sin acercarme, que ese hombre está muerto. La histérica mujer comienza a decir a voz en grito que su marido no respira.

El caos se apodera del avión. La azafata rompe a llorar, los niños rompen a llorar y la mujer-oso, a mi lado, rompe a llorar. Yo no lloro, pero me inquieto. Observo a la azafata, ahora acompañada por otra que acaba de salir de la cabina de los pilotos. Ambas están en estado de desesperación. Me levanto como puedo, esquivando a la vieja, y me acerco a ellas. Intento tranquilizarlas, aunque es del todo imposible, y me entero, entre susurros entrecortados y llantos desgarrados, que los pilotos, ambos, están inconscientes en la cabina de mandos.

Noto que me entran sudores fríos y, dejando de lado las normas, entro por la puerta que da a la cabina. Las azafatas no me lo impiden.

Allí están los dos. Vestidos con sus uniformes y recostados en sus asientos. Uno de ellos tiene la mano derecha aferrada a la muñeca izquierda y tiene los ojos cerrados. Sin embargo, el otro piloto tiene los ojos abiertos, con una expresión de sorpresa que me deja helado. Inmediatamente, pienso en el hombre que acaba de morir ahí fuera.

Ya sé que el piloto número dos está muerto, pero aún así le tomo el pulso. Aún está caliente, así que debió fallecer hace escasos minutos. Con un poco de vana esperanza le tomo el pulso al primero y compruebo que, efectivamente, no oigo ni un latido dentro de él. Éste está más frío. Debe de llevar muerto al menos una hora. En mis cavilaciones, acabo por hacerme la idea de que pensaron que se había desmayado y no le dieron demasiada importancia para no alarmarnos a los pasajeros. La realidad ahora es que hace ya rato que el avión va con el piloto automático y sin nadie que lo gobierne.

Casi inmediatamente comienzo a sentir un cosquilleo en las manos, siento que me invade un terror irracional y salgo corriendo de la cabina. ¿Qué está pasando allí? ¿Por qué hay tres muertos en el avión? ¿Qué coño los ha matado?

El avión por dentro es un hervidero de gritos, histeria colectiva e insultos por doquier. Esto me da por pensar que la noticia de que volamos en dirección al mar, sin pilotos, se ha extendido irremediablemente. Las madres agarran a sus hijos, las parejas se abrazan entre si y yo solo pienso, en un ataque de locura momentánea, que soy gafe y que solo a mí podría pasarme que, con el miedo que le tengo a volar, me haya dejado convencer por mi ahora asqueroso ex-amigo Carlos, y dicho avión vaya estrellarse en cuestión de unas pocas horas.

Me siento en mi sillón y me pongo a llorar como un niño. Voy a morir encerrado en un avión. Vamos a morir todos. Estamos atrapados en las nubes y, en cuanto el combustible acabe, nos precipitaremos en caída libre vete a saber donde. Pienso en mi ex-novia y en el capullo al que creía mi amigo. Ahora ya no me parece tan grave que me pusieran los cuernos en mi propia cama. Pienso en mis padres, a los que dejé preocupados después de anunciarles este viaje relámpago para visitar a Carlos y a sus nuevas amiguitas. “Un viaje para pasarlo bien y conocer al bombón de Pamela, ¿no te encantaría conocer en persona a ese pibón?” me dijo. En este momento me da igual Pamela, me da igual Miami y me da igual todo. Solo desearía que todo fuera una aterradora pesadilla y que, al despertar, la señora que está a mi lado, siguiera roncándome estruendosamente al oído.

Me viene a la mente las escenas de tantas películas en las que alguien grita, “¿Hay algún médico en la sala?” y siempre aparece algun médico o algún piloto que los salva a todos; ahora comprendo que esas gilipolleces solo pasan en las películas, que nadie de los allí presentes tenemos ni puta idea de cómo funciona un avión.

Los cosquilleos de mis manos se hacen cada vez más insoportables y ahora también lo siento en las piernas. Ya no es un cosquilleo leve, ahora lo noto incesante, como miles de agujas clavándose poco a poco en mi piel. Noto los oídos algo embotados. Los gritos a mi alrededor parecen como amortiguados, como si estuviera escuchando desde detrás de un fino cristal. Intento relajarme, cierro los ojos e inspiro hondo y es entonces cuando noto la fuerte y palpitante presión en el pecho. Un dolor que me impide respirar y entonces, todo se vuelve negro…



miércoles, 17 de octubre de 2012

09/12/2012 - El antídoto




             09/12/2012 - El antídoto






Después de haber perdido a toda su familia por la muerte dulce, se había atrincherado en su laboratorio para encontrar el antídoto contra ese maldito virus que estaba asolando al mundo entero.  Algunos de sus colegas lo habían acompañado un tiempo, pero todos habían ido contrayendo la enfermedad y se había quedado completamente solo. 

No recordaba cuando había sido la última vez que había dormido profundamente. Se pasaba el día entero con la mirada pegada al microscopio, probando con distintos métodos para encontrar la cura. 

Unos días antes le  había tomado muestras de sangre a su último compañero, antes de que falleciera. Estudió cada movimiento, cada transformación celular, segundo a segundo y logró llegar a conclusiones bastante positivas. Pero le faltaba un paso más, solamente uno para detenerlo. Tenía que tomar la muestra en el momento exacto en que comenzaban los cosquilleos, unos segundos después ya sería tarde. Según sus conclusiones ese era el punto donde se generarían los anticuerpos que detendrían la expansión del virus al tejido celular. 

Sabía que iba a tener poco tiempo, pero ya había preparado el frasco de vidrio esterilizado con la posible vacuna y un informe sobre los presuntos resultados y el momento en el que había que aplicarla. Lo único que le faltaba era comenzar a sentir él mismo los cosquilleos para confirmar su teoría.

Se preparó un café para mantenerse alerta y se sentó frente al microscopio una vez más.

De repente empezó a sentir que se le dormían los pies, como pudo se levantó, tomó una jeringa y se extrajo varios tubos de sangre. Puso una nueva muestra en el microscopio y le colocó las gotas de antídoto que había preparado para inmunizarlo. El virus VHM-07 no le hizo caso, siguió en expansión.
La desolación se adueño de su alma que ya había perdido toda esperanza. El dolor en el pecho se le había vuelto insoportable. Dándose por vencido se recostó en la silla y se adormeció.

Cuando volvió a abrir los ojos,  una hora después, su cuerpo estaba casi paralizado. A rastras se inclinó en la silla y se asomó a mirar el microscopio por última vez.  El virus se había quedado inmóvil, atrapado y estaba reduciendo su tamaño. 
Había encontrado la cura, la vacuna que había preparado tenía que aplicarse en el momento exacto de los cosquilleos y el virus después de una hora de resistencia al fin se detenía. Eso era todo… Pero ya era tarde…

…Un sabor dulce le inundó la boca y el frasco de vidrio que había intentado alcanzar se resbaló de sus manos, ya casi inertes, haciéndose trizas y desparramando toda la solución que contenía sobre el informe que había dejado escrito.


Aportación de Sindel Avefénix del blog Palabras de Sindel

 

sábado, 13 de octubre de 2012

21/09/2012 - Una dulce muerte







21/09/2012 - Una dulce muerte





En nuestro mundo actual, existe una palabra nueva que aterra, que hace que tiemblen todas nuestras más sólidas convicciones, que se hundan todas nuestras esperanzas de vida y de felicidad, que nos hace incrédulos en Dios y en la fe cristiana, desagradecidos con la madre naturaleza y consigue que nos revelemos al destino, que perdamos la confianza en todo y en todos. Nuestra moral se tambalea, nuestro carácter se agria y todo se nos viene abajo solo de oír su nombre. Nadie se atreve a pronunciarlo nunca. Para nada. Solo oírlo produce un desagradable escalofrío. Impacta, impone, inflige.
Nos humilla, y nos puede desde todos los frentes, aunque a veces parece utilizar, una delicadeza y unas maneras completamente ajenas a sus propósitos. A su meta final. Al cumplimiento de su desafortunado trabajo, de su mayor dedicación, no hay que fiarse si viene disfrazada y sin su guadaña, porqué no tarda mucho en sacarla y enseñar a todos su furibundo poder. Su tenebroso objetivo: Llevarse con ella al desgraciado/da de turno.
Esto no parece la muerte dulce que asola, pero si que lo es. Seguro. Porque el que padece Alzheimer, no llega nunca a saber que esta condenado sin remisión, y si lo sabe no lo puede asimilar, ni comprende ni se pregunta el porque va a irse poco a poco, sin prisa pero sin pausa. Irremediablemente, sin sufrimiento, cada día un poco más a la orilla, un paso más hacia el precipicio, para mayor desesperación de sus seres queridos.
Pero el protagonista se va apagando como una vela prendida. En silencio, lentamente... tenuemente... dulcemente...


lunes, 8 de octubre de 2012

El principio del final







EL PRINCIPIO DEL FINAL








Siempre imaginé el final como un gran castillo de fuegos artificiales, lleno de luces y de ruidos, y ahora resulta que todo será silencioso, todo se irá apagando como una vela suspirada por un susurro, los científicos le llaman VMH-07 y La Muerte Dulce lo denomina la gente, no hay vacunas ni remedios que inmunice de tal mal. El ser humano crea y destruye, jugó a ser “El Creador”, la omnipresencia en el planeta, todopoderoso…
El tiempo se agota como se apuran las esperanzas, el pueblo se resigna, ya no hay rezos ni oraciones, las mezquitas, las sinagogas, las iglesias, los templos… están vacíos, el silencio y el mutismo en ellos se puede escuchar y acariciar.
Ya no suenan las balas ni las bombas, ya no hay luchas, ni guerras… la paz reina en la tierra. Solo quedaran los ríos, las montañas, los valles, los mares…, la naturaleza salvaje después de siglos de exterminio vence, el hombre pierde y desaparece, se extinguen, ya solo serán como los dinosaurios, fósiles de un mundo perdido.
La Muerte Dulce extiende su mando, no hay rincón por muy escondido que no visite, solo será cuestión de tiempo… el mundo es una catacumba y pronto una necrópolis.   

Aportación de Mamé Valdés del blog Tomara que tu viera 

domingo, 23 de septiembre de 2012

23/09/2012 - Un tiempo eterno







 23/09/2012 - Un tiempo eterno





 

Durante el inicio del éxodo y tras el accidente el grupo se había escindido, Irene se encontraba acompañada de su padre y con su hijo pequeño en brazos durmiendo plácidamente pero su marido y su madre  se habían esfumado junto con otros cuantos viajeros, el grupo se temía lo peor aunque de vez en cuando podían escuchar algunas palabras ininteligibles en la lejanía  que les ayudaban a mantener la esperanza.  Fuertemente abrazada por su padre al tiempo que ella lo hacía con su hijo sus miradas se decían todo lo necesario sin necesidad que mediara palabra entre ellos, ella era una madre muy joven y su padre bien podría haber pasado por su maduro marido, algo que se estilaba mucho entre hombres que contraían un segundo matrimonio tras el divorcio pertinente, el resto de los viajeros parecían estar pendientes de aquel bello trío.

- Papá, papá, - gritó Irene asustada - mira  el niño se está esfumando. - 
- ¡Qué cosas dices hija!
- Que si, que si, que cada vez siento menos su peso
- Pero si lo veo igual que siempre y además duerme como un bendito, anda déjame tomarlo en mis brazos para que puedas descansar un rato.
Al instante de cogerlo notó que, efectivamente, el niño parecía haber disminuido de peso, pero como también se sentía somnoliento pensó que sería producto del agotamiento de sus sentidos tras el accidente.   
Irene dejó caer con cierta brusquedad su cabeza sobre el pecho de su padre y entró como en una especie de trance, se sentía agotada y necesitaba descansar al menos unos minutos.

Ya vuelve, ya vuelve, no dejéis de masajearle el corazón decía aquel médico bajo la luz del quirófano.  Tras aquel aciago accidente aéreo su hospital había sido "tomado" por ambulancias diversas que traían a  los supervivientes, aparentemente la mitad del pasaje. Entre ellos se encontraba una criatura de corta edad protegido por dos cuerpos que le habían salvado  la vida aunque le hubieran medio asfixiado,  el de una mujer joven y un varón maduro, el niño bajo la madre y ésta bajo el torso del hombre.
- Respira, ya respira, se ha salvado-  se escuchó exclamar desde el quirófano.

Es como si aquel grito hubiera despertado de golpe a la joven, 
- Papá, papá donde está mi niño, ¿no te lo había dado? Papá, papá ¿no me escuchas?, papá, papá, despierta. 

El padre abrió medio ojo y abrazó a su hija con enorme cariño,  - Ven conmigo mi niña que del bebé ya se encargará  tu madre, ya sabes lo bien que se le da.  Nosotros  vamos a descansar otro rato,-  y pensó para sus adentros -, un rato eterno cariño mío, un rato eterno pero juntos como siempre, como cuando eras pequeña.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

05/12/2012 - Una sonrisa verdadera








       05/12/2012 - Una sonrisa verdadera










Gustavo limpió su rostro para secar el sudor, se echó el cabello hacia atrás y lo tapó con su viejo gorro de ducha; con la desgastada esponja se embadurnó completamente la cara de polvo blanco y su rostro empezó a tomar un curioso aspecto entre frágil y melodramático, Luego se dispuso a  perfilar sus ojos con el delineador negro. Se dio cuenta que iba a ser una tarea difícil; unas inoportunas lagrimas amenazaban con arruinar la delicada labor de maquillaje. ¡Que tópico! – pensó haciendo una patética mueca. Un instante después se derrumbaba abrazado a su solitaria pena. Por unos breves segundos creyó que no podría seguir, sollozando se miró las manos, le temblaban tanto que casi era incapaz de controlarlas.  

- No eres el único que sufre pero si el único que alegra – le espetó su propia imagen  desde el espejo. 

Sobreponiéndose cogió los polvos de talco y comenzó a empolvarse la cara de una manera briosa, casi con violencia, para evitar que todo se descorriera, luego dibujó su boca y finalmente coloreó sus mejillas. Cuando se colocó la peluca naranja en la cabeza y la bola roja en su nariz, una emoción distinta le recorrió la sangre y se sintió dispuesto para afrontar la última función. La máscara de payaso una vez más le servía para aislar su verdadero rostro. Gustavo había dejado de existir. 

Gelsomín salió del cuarto, con dificultad y a oscuras fue abriéndose paso por entre el dantesco paisaje que mostraba el desolado pasillo. Con sus enormes zapatones caminaba despacio pisando enormes cantidades de gasas deshilachadas, botellas de suero despanzurradas, carpetas con historiales médicos, radiografías y multitud de medicamentos desparramados por el suelo, cada poco tenía que ir sorteando cuerpos y apartando camillas o sillas de ruedas cuyos ocupantes nunca pudieron encontrar cura para la atroz y silenciosa muerte dulce, la misma que ya lo esperaba a él.

Se sentía nervioso, tanto como el día que decidió hacer feliz a su propio hijo vestido de clown. Gelsomín caminaba con la vista al frente, ya no quiso mirar hacia atrás y por fin el payaso llegó a la única puerta de la que salía luz en toda la planta. Durante unos segundos se paró; luego, mirando al cielo cerró los ojos y tomó aire, lo hizo tan profundamente que la nariz de goma a punto estuvo de caerle al suelo.
Fue cuando de un salto entró en la habitación del ajado hospital infantil que los dos únicos niños que allí había le miraron incrédulos y sorprendidos: 

- ¡Bueeeeeenos díaaaaaas!, ¿quien de ustedes quiere una sonrisaaaaaaaaaa? 

- ¡Yooooooo! - Gritaron al unísono.  

Sus ojos en ese instante irradiaban tanta luz como la estrella más brillante del universo.




lunes, 3 de septiembre de 2012

07/10/2012 - Sentir la muerte dulce







07/10/2012 - Sentir la muerte dulce
 






Era consciente de que la muerte dulce llamaría a su puerta, pero lejos de pensar en un triste final, sentía que era un alivio arrebujarse entre sus brazos, rodearse de ese misterio que representa el vacío, el eterno silencio, la nada y dejarse llevar definitivamente hacía la serenidad.

Repasaba mentalmente sus últimos meses,  reteniendo el recuerdo de las personas que le habían acompañado; quería despedirse de todos y de cada uno de ellos, porque empezaba a sentir un cansancio extremo. En su estudio, frente al ordenador, su lugar habitual, testigo de su ingenuidad, recorría en pensamiento la lista de esa buena gente con la que había disfrutado.

Recordó a sus jóvenes seguidores que lavaban la ropa en la lavadora de los sueños, a su amiga de unir puentes solidarios entre los más desfavorecidos, recorrió la granja de Villarochel sintiendo el gorgorito de aves queridas revoloteando a su alrededor; recordó el hablar familiar llano y sencillo de aquella mujer viajera, madura y sensata, de la que aprendió a comerse el tiempo para que no fuera a escaparse, sin darse cuenta, como se escapa apresuradamente la vida; recordó aquel cobijo en donde se refugió con palabras bien escritas que la apoyaron cuando las necesitó; viajó con su mente sobre el mar, posando su mirada en aquel faro, cuya luz serena le había iluminado en momentos oscuros; suspiró recordando al hombre sensible que cada día escribía mejor y el eco de sus palabras cuando no quería que nada le salpicara y entorpeciera  en el camino a  esa colina de sueños; sonrió pensando en los buenos momentos pasados con aquella vital mujer y sus esotéricos pensamientos, que le habían hecho reflexionar sobre el destino o la casualidad; recordó los escritos sinceros de quien estuvo a su lado en momentos difíciles.

Retenía sosegadamente los bellos instantes vividos, cuando de pronto... palideció. Se vio en la cuneta como un fardo envuelto en papel de desprecio y desaire, en ese mismo instante se abrió la puerta de su estudio.... Venían para llevarse todo el material informático: ordenadores, disco duro, impresora, accesorios, etc., porque había prometido finalizar esa etapa virtual para dedicarse a otras actividades. 

Sintió paz en el silencio, calma en la nada.

Cerró los ojos y se abrazó a esta muerte dulce que tanto había deseado para liberarse de ataduras inútiles y estériles.