domingo, 5 de agosto de 2012

Cuando acabe todo

Poema para un Apocalipsis

 Cuando acabe todo


Cuando acabe todo lo que conocemos,
y el todo sea la nada perdida en la nada,
la soledad disuelta en cenizas,
el vacío intangible de la no existencia.
Cuando ya no tenga sentido la vida,
ni el poder, ni el más fuerte, ni el futuro, ni el éxito.
Y nos quede tan solo un instante fugaz
en el que aferrarnos a lo que más queremos
y apretarlo tan fuerte contra nuestro pecho
que apenas quede espacio para ese frío suspiro
que nos arranca el alma y hace dulce la muerte.
Cuando acabe todo lo que conocemos,
quedaremos tú y yo para siempre

22 comentarios:

  1. Tere, ya te lo he comentado personalmente, el poema me ha encantado. Creo que es un poema que refleja de una manera certera y extraordinaria el espíritu de las crónicas, además de ser de una gran belleza.
    Creo que es un hermoso poema para reflejar un Apicalipsis

    Muchas gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Vte, la verdad es que lo has "encajado" de maravilla en las crónicas y aunque esté mal que lo diga yo creo que queda precioso y como encabezamiento de los relatos es perfecto.
      Muchas gracias a ti por tu proyecto y por acoger con tanto agrado y cariño nuestras colaboraciones.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Cuando acabe todo lo que conocemos,y el todo sea la nada perdida en la nada, entonces querida amiga, si nos llega una muerte dulce, es el mejor despido, antes de volver a la madre tierra. Un adiós sublime e indoloro..
    Muy hermosas palabras.
    Felicidades a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Montserrat!es cierto, llegado ese momento la muerte dulce es lo mejor que nos podría pasar...
      Me alegra que te guste el poema.
      Besos.

      Eliminar
  3. Es precioso y muy apropiado para el tema. Enhorabuena, Tere.Besos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Marta!
    Me alegro mucho de que te haya gustado,nació para las crónicas y creo que refleja muy bien ese espíritu.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. En un paraboloide hiperbólico es un amor imperecedero.

    Está muy bien escrito.

    Un abrazo para José V. y para la escritora, Tere.

    ResponderEliminar
  6. Hola Esilleviana, lo del paraboloide hiperbólico me ha encantado.
    Gracias por pasarte a leerlo y por dejar tu comentario.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hermoso Tere!!! El amor perdura a través del tiempo, de las desgracias y de la muerte!!!
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa!Así es, el amor por encima de todo.
      Un besazo

      Eliminar
  8. Si hay que morir, entonces que venga la muerte dulce, pero solo si se ha de morir.
    Me ha gustado mucho tu poema. Enhorabuena

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, si hay que morir que sea de una muerte dulce, pero si podemos vivir un poquito más, mucho mejor.
      Gracias por tu comentario y por pasarte por mi blog.
      Un beso
      Tere

      Eliminar
  9. Si el amor permanece, no puede ser más dulce la muerte. Te quedó perfecto, me ha encantado! Mucho gusto por conocerte, Teresa... más por conocerte por algo tan sublime.
    Un abrazo para ti y otro para J. Vte. con gran cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara!
      El amor debe permanecer más allá de la muerte. Me alegra que te guste y haberte conocido gracias a estas maravillosas crónicas.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Muy buen poema. El amor si es verdadero siempre es eterno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen!Ese amor eterno que continúa más allá de la vida y de la muerte dulce.
      Gracias por tu visita.
      Un beso

      Eliminar
  11. Bellísimo Teresa.
    Has poetizado el amor verdadero.
    Besos, Montserrat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Montserrat!
      Qué bonito tu comentario!
      Besos.

      Eliminar
  12. Bella tu muerte dulce, la que todos queremos y pocos, muy pocos obtienen...

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, ojalá todos pudiéramos tener una muerte tan dulce pero lamentablemente no es así; mi abuela siempre decía que cuesta mucho trabajo nacer y cuesta mucho trabajo morir...
      Muchas gracias por tu comentario, novia.
      Besos

      Eliminar
  13. Es verdad, Teresa; si nos detenemos a pensarlo, tanto la vida como la muerte son duros; que se sitúan, además, en los extremos de nuestros sentimientos y emociones: alegría y tristeza, todo y nada. Tu poema es tan expresivo como intenso.
    Un abrazo,
    Ramón Alcaraz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me detengo mucho a pensarlo, me deprimo jajaja, así que mejor disfrutar lo que podamos aprovechando cada instante.
      Gracias profe por la visita, el comentario y por lo que te toca.
      Un beso
      Tere

      Eliminar

Puedes hacer tu comentario libremente pero con respeto. También puedes colocar tu relato aquí o enviarlo a la dirección de correo garciatorrijos@gmail.com. Sea como sea, se bienvenido.